La Cofradía rindió honores a la Cofradía del Prendimiento del Señor

La Cofradía rindió honores a la Cofradía del Prendimiento del Señor
Quinto Dolor de la Cofradía del Prendimiento 2024 (foto DBB)

Por tercera vez consecutiva, y aproximadamente a las diez de la noche del Domingo de Ramos, una representación institucional de la Cofradía, saludó y rindió honores a la Real y Calasancia Cofradía del Prendimiento del Señor y el Dolor de la Madre de Dios durante el transcurso de su “procesión del Dolor de la Madre de Dios”.

Con una representación corporativa encabezada por nuestro guión titular y presidida nuestro hermano Consiliario, Pablo Vadillo, y por varios miembros de la Junta de Gobierno, también se incorporó hasta el dintel del templo la imagen del “Cristo de las Siete Palabras”, siendo llevado hasta tal lugar por el equipo de portadores de la peana.

Tras los saludos preceptivos y recibir también honores nuestro Cristo por los estandartes de la Cofradía escolapia, tanto con el conocido popularmente como “Sol” (es decir, el peculiar atributo realizado por los talleres Quintana con el que abren las procesiones uniendo el concepto de “cruz guía” metálica con el de guion) como con el estandarte que actualmente incluye el emblema de dicha Cofradía, se hizo lo propio con la peana del “Cristo de Daroca” hasta que el majestuoso paso de palio del “Dolor de la Madre de Dios” alcanzó el tramo de la calle Don Jaime I próximo a nuestra parroquia.

Llegado dicho momento, se procedió a efectuar una ofrenda floral a la cotitular mariana “del Prendimiento”, dirigiendo nuestro Hermano Mayor, Victor Ramón Ayllón Escartín, la oración del “Quinto Dolor” que se reproduce a continuación:

«Junto a la cruz de Jesús estaban su madre, la hermana de su madre, María, la de Cleofás, y María, la Magdalena. Jesús, al ver a su madre y junto a ella al discípulo al que amaba, dijo a su madre: ‘Mujer, ahí tienes a tu hijo’» (Jn 19, 25-26).

Te acompañamos en tu dolor, Madre Dolorosa, y te pedimos la gracia de permanecer siempre a los pies de la Cruz. Que como Juan, sepamos recibirte siempre como Madre.

Ruega por nosotros, Virgen Dolorosa, para que seamos dignos de las promesas de Cristo».

Víctor Ramón Ayllón Escartín, Hermano Mayor de la Cofradía

Con el rezo del “Ave María” y el canto de una jota alusiva al dolor correspondiente, la Cofradía escolapia prosiguió su itinerario y se puso un brillante broche a este sencillo pero entrañable acto que ya se ha convertido en uno de los momentos más esperados de la noche del Domingo de Ramos zaragozano.